lunes, 19 de junio de 2017

La NASA resucita vieja idea concebida por un científico ex nazi

.


Un plan con 50 años de antigüedad para reciclar viejos cohetes en órbita y convertirlos en estaciones espaciales ha sido revivido por la NASA. La idea fue originalmente concebida por el ingeniero aeroespacial Wernher von Braun, un científico de la Alemania nazi especializado en las llamadas «Armas Maravillosas del Tercer Reich» que posteriormente fue llevado a Estados Unidos bajo la famosa Operación Paperclip.

«Esta innovadora iniciativa abre el camino hacia módulos más asequibles e implica menos riesgos que los generados por la fabricación en la superficie y su posterior puesta en órbita», dice Jeff Manber, fundador y CEO de NanoRacks, una de las tres firmas privadas involucradas en el millonario contrato de la NASA para poner a prueba la idea. «Nuestro compromiso es hacer realidad estas estaciones espaciales al reciclar el hardware en órbita, y estamos ansiosos por llevarlo a cabo en el futuro».

Por lo pronto, el plan consiste en dos lanzamientos separados por solo 24 hs de diferencia, el primero transportará al espacio los materiales para el reciclaje y el segundo una tripulación. Una vez en órbita, la nave con astronautas se encargará de vaciar cualquier residuo de combustible del gran cohete de hidrógeno de la nave no tripulada e instalar allí el equipo necesario para la estación espacial.

De esta forma, un tanque de combustible que hubiera quedado flotando en órbita o bien caído a la Tierra para su destrucción, tendrá una segunda vida.

Wernher von Braun.

El programa de cohetes reciclados fue originalmente impulsado por el alemán Wernher von Braun, un polémico ingeniero espacial que trabajo en los misiles balísticos de los nazis durante la Segunda Guerra Mundial antes de rendirse y trasladar su talento a tierras norteamericanas. Eventualmente se volvería el líder del programa espacial estadounidense, construyendo el cohete Saturno V que permitió llevar al hombre a la Luna.

Antes que la primera estación espacial de la NASA (Skylab) fuera lanzada en 1973, von Braun propuso que la forma más económica de poner una estación fuera de la atmósfera terrestre era enviar sus partes por separado. Una vez que ambos cohetes estuvieran en órbita, los astronautas podrían construir su futuro hábitat utilizando el tanque de combustible gastado.

No obstante, en aquel entonces la NASA terminó favoreciendo una estación espacial totalmente equipada que sufrió daños graves durante el lanzamiento, perdiendo el escudo solar, parte del escudo contra micrometeoritos y uno de sus paneles solares principales.
 vonbraun.jpg 

Fuente: www.mundooculto.es

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.